SEGUIMIENTO Y LA NOTIFICACIÓN DE LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO (RCDE UE)

Reglamento de Ejecución (UE) 2018/2066 de 19 de diciembre de 2018. Sobre el seguimiento y la notificación de las emisiones de gases de efecto invernadero en aplicación de la Directiva 2003/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y por el que se modifica el Reglamento (UE) n.° 601/2012 de la Comisión. 

El presente Reglamento establece las normas aplicables al seguimiento y la notificación de las emisiones de gases de efecto invernadero y datos de la actividad, con arreglo, para el período de aplicación del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE que comienza el 1 de enero de 2021 y para los períodos posteriores.

Los titulares de instalaciones y operadores de aeronaves cumplirán las obligaciones relativas al seguimiento y la notificación de las emisiones de gases de efecto invernadero. El seguimiento y la notificación abarcarán todas las emisiones de proceso y de combustión de todas las fuentes de emisión y flujos fuente correspondientes a las actividades enumeradas en el anexo I de la Directiva 2003/87/CE, así como a las demás actividades pertinentes y se tendrán en cuenta todos los gases de efecto invernadero asociados específicamente con esas actividades, pero evitando su doble contabilización.

Se modifica el  Reglamento (UE) n.º 601/2012 entrando en vigor a partir del 1 de enero de 2019. Este mismo reglamento queda derogado con efecto a partir del 1 de enero de 2021, no obstante, sus efectos deben mantenerse para el seguimiento, la notificación y la verificación de las emisiones y datos de la actividad que se produzcan durante el tercer período de comercio del RCDE UE.

El presente Reglamento entró en vigor el día  1 de enero de 2019, siendo aplicable a partir del 1 de enero de 2021.

También se ha publicado el Reglamento de Ejecución (UE) 2018/2067 de 19 de diciembre de 2018, relativo a la verificación de los datos y a la acreditación de los verificadores de conformidad con la Directiva 2003/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, con entrada en vigor el día 1 de enero de 2019.